11.30.2016

Y entonces



En determinado momento de la noche la música varió a favor del ambiente y la presencia de voyeurs no se hizo esperar. Ya para entonces nuestros maridos se habían unido, al principio cada quien con la suya y Aleluya manita por aquí, manita por allá, las caricias fueron cediendo paso al carrusel. Es decir que en eso del tuyo mío te lo presto, en el protocolo se dice ¿puedo? Y la respuesta pudo ir desde rotundo no a intenso gemido y siendo este el caso, mi gusto fue compartir y ser compartida. Me gusta verlo en acción e imaginar lo que están sintiendo. No se, me sigue excitando después de todo este tiempo porque sé de lo que es capaz.


Así las cosas se había armado el six-some y la acción se fue dando de manera que mientras Mr.B le daba de perrito a una de ellas, me les acomodé por debajo para poder comérmelos al tiempo que a mi me hacía lo mismo la otra pareja alternando entre sí. Perdí la cuenta cuantas veces me vine, solo se que le devolví el favor a ella lamiéndole el pussy junto con su pareja y como me había acomodado con el culo al aire, de repente sentí un familiar cosquilleo, era la barba de B anticipandome un beso negro que me puso al punto del ya déjamela ir toda y me cumplió no sin antes darme un par de nalgadas que me hicieron correrme aún más ahora sí en plena taquicardia vaginal.


La noche era joven aún y después del revolcón me fui al baño. Traía cambio de ropa y me puse otro calzon de medio cachete, esta vez en lycra plateada para echar desmadre de rompehielo como que “se me ven como disco ball”, un top negro ombliguero y los mismos tacones. Había estado bebiendo rum & coke (Salve Fidel) y ya llevaba los shots de tequila y después vinieron los de Baileys también de cortesía, y excuso decir que estuve a punto de romper la dieta cuando me asomé al área del buffet porque en el hotbar, la primer charola que abrí era un Tamale Casserole que olía a la cocina de mis tias pochas que todo sobrecondimentan con comino y mejor pase a la charola número dos donde había rebanadas de pavo y alli si me comí un par sin tocar la salsa de cranberries que me hacía ojitos.


Sali a fumarme al coche  y al regresar oh, novedad, había llegado una pareja de negritos que aunque se habían sentado lejos del bullicio de la barra, obviamente estaban allí por lo mismo que todos los presentes. Desde que llegamos al club, yo le había echado el ojo a un Pancho Pantera  (mamado mexicano) barba de candado. Vestía un saco negro con camisa idem abierta, y jeans so, para mi vemtaja estaba solo en la bara y me acerque a pedír mi trago justo junto a él rozandole la pierna con mis nalgas asi como que casual el arrimón y zaz, que pega, me abrazo de la cintura y vengase para aca el fajezon. Estaba de por si mojada pero tampoco era para cogermelo en pleno bar asi que me lo lleve de la mano al orgy room y oh sorprais, los negros se habían adelantado y ocuparon uno de los privados. Tenian la cortina entreabierta y morbosa que soy, nos paramos en el quicio de la puerta a verlos, eso si, yo le seguia masturbando por afuera de la ropa y el me frotaba el culo.

Ella le daba duro a la vaquerita de reversa. Se veía hermosa y
Había decidido con Mr. B u una vez que pudiera cruzar a EEUU regresaríamos  a las andadas del SW. Y bueno, diez años no son cualquier cosa y menos en estos tiempos de attention span tan efímeros. Si bien existen ambiente y clubes en México, la situación no está como para andar de citas a ciegas, digamos que prevalece el instinto de supervivencia sobre el incierto desenlace de esa taquicardia vaginal.
Así las cosas, él cumpleaños de miamorcito fue la fecha en que volvimos a la escena. Y bueno, no es lo mismo los tres mosqueteros que una década después y honestamente nos costó física y emocionalmente caro el retorno. Digo que físico por la falta de condición de ambos y por el otro lado el impacto al ego. Ahora nos tocaba ser los nuevos. Y no que seamos tímidos, sino por lo cincuentón.

Originalmente la dinámica de este club en McAllen en particular era mucho más blanca, es decir, no en el sentido ingenuo sino en el contexto cultural. Menos regatónsalsalatino y más countrypoprock. Más gringo que TexMex pero en fin, en este caso, ganó  la demografía y fueron confluyendo menos gueros y la cosa se puso cada vez más pavorreal.
No voy a negar que sí nos habíamos hecho ilusiones pero jamás imaginé el desenlace. Para empezar, ahora resulta que interrumpen la de por sí deplorable música y hacen dinámicas integradoras. O sea, no mms. Se supone que en este ambiente NO significa NO y con estos juegos quedas totalmente expuesto ya que si no participas quedas como cortado a menos que jales con tu pareja a un privado y ya de gane inviten a alguien para evadir la forzada socialización.

El problema en principio lo aumentó la pinche música y maldigo porque en pleno clímax de la dinámica del baile de cumpleaños, después de escuchar Closer de NIN, que te pongan Suavemente de Elvis Crespo, eso mata totalmente la inspiración, neta me dio el bajón y sin pensarlo abandoné a Mr.B en su silla junto con los otros dos festejados de la noche en medio de la pista que si tenían filas para sus lapdances.
Si, me vi muy mal y lo admito. Peque de honesta y mi brutal acción medio se remendó cuando dos morras le bailaron otra rola insufriblemente tropicosa junto con la hostess que se quitó el top y dejó ver y tocar sus 38dobleD, lo padre fue que se hinco y le hizo una rusa mientras que las demás solo arrimones -la copa del brasier no les daba para más. Después del showcito, B me alcanzó en la barra para refill de tragos. Sin pensarlo mucho me lo lleve a un cuarto.

Elegí uno semi privado y procedi a felarlo y una vez que que se le paro me puse de perrito pero oh, el horror, se le puso blanda porque se acaloro y entre que las copas y la falta de ligue y etcetera inserte aqui el pretexto, nos quedamos con las ganas no sin antes discutir y salir molestos del lugar. Ya después en el camino se la mame, se le paro se vino y nos reconciliamos. Lo que más me dolió no fue no coger sino la botella nuevecita de JackDaniels que dejamos en el bar y lo admito, también fue duro caer en cuenta que no estamos tan pollos y que si queremos realmente jugar, a estas alturas de nuestras vidas hay que invertirle un poquito más a la imagen.

Por mucho tiempo y distintas razones critique las cirugías plásticas. Mas por envidia que por real convicción. Y heme aquí, en el umbral de mi medio siglo vivo para contar que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado. Ahora mis bubis ven hacia Alaska en vez de Patagonia, (no me puse tetas, me las enderezaron) tengo cintura de avispa y un culo de miedo que ese si es 100% naturalito gracias a los genes de una abuela negra en el árbol genealógico. Amén de los días con sondas, los meses de dolor, fajas, medicamentos, dieta y ejercicio, pase de talla 16 a 8 y ya me quedan flojos esos también.

Lo que si es que yo no sé como se llame la técnica pero el Dr. Orozco también me dejo como nuevos los músculos del vientre y pussy, por lo que ahora tengo que controlar como muevo el perrito porque me dura poco el gusto cuando estoy con alguien. Según les aprieto del más. Pos hijuesu pero pues qué rico porque eso me pone de un caliente que ya me ando buscando un Mandingo en el Adultfriend finder para darme el gusto y complacer a B, además de que ahora si quiero que me tome fotos y hagamos unos vines para el perfil porque aquel luego echa mucho rollo que ni al caso y lo que realmente importa a final de cuentas son las mugres fotos.

Total que el tiempo pasó volando y ya cicatrizada y toda la cosa y Mr.B también con varias libras menos a base de dieta, bicicleta y yoga, nos fuimos de valientes al shopping del viernes negro de tal suerte que le atinamos a las tiendas donde no había tanto animalero y nos hicimos de varios outfits tanto para el desmadre como para el diario porque siempre hacemos y llevamos cosas para los demas -llamese hijos, padres, perros, etc. Y nosotros andamos en la facha total y pues nembe neh ahora va la nuestra.

Hicimos reservaciones y regresamos al mismo Club, ahora sí más saludables y hechos a la idea de que aunque no pasara nada con otra pareja o persona, nosotros nos la íbamos a pasar bien porque nos veíamos y olíamos bien rico. Aparte, había conseguido una hidro de miedo que me traía por demás cachonda. Nos dimos un par de hits en el freeway y salimos por la ruta correcta, sin embargo, este lugar queda fuera de la zona urbana, pasas como 4 iglesias católicas, otras 3 protestantes con compounds dudosos, 3 taquerías, 2 depósitos drivethru y si de repente llegas a ver unos silos enmedio de la nada es que ya te pasaste y tienes que hacer una U en ese camino angosto. Bueno, eso tuvimos que hacer y aunque llegamos tarde en el estacionamiento había no más de 8 coches.

Bujule, era una noche lenta. Hubiéramos pensado que habría más gente por las fechas festivas pero aparentemente no fue así. Dudo que haya tenido que ver que esa misma noche había concierto de Paquita la del Barrio y un tributo a Prince. Pero ya estabamos alli y no nos íbamos a rajar. Hicimos nuestra entrada y la verdad, se siente pocamadre sentirse visto y admirado. No que sea presumida pero me sentía MILF. Me puse unos putipumps de piel negra y estoperoles con tacón de 6.5 pulgadas de madera, falda curra de piel café  a la rodilla y top de encaje negro sin sostén. Leather and lace baby! Mr.B iba todo de negro, camisa de manga larga.

Y bueno, tuve como estrategia ir a donde el DJ y aplicarle la de me la pones y te la toco y le pedí Electroswing para al menos tener algo diferente un rato. Y qué va gustando la música y por la siguiente hora evadimos los latin beats hasta que la hostess tuvo la brillante idea de parar la música y hacer la dinámica de sentarnos alrededor de la mesa y jugar a la papa caliente con una pelota de peluche de tal suerte que en una de esas me tocó dizque de castigo pasar al frente, ser vendada y que todos me manosearan y yo feliz. También me gusto asignarle dos chavas a Mr. B para que les demostrara sus posiciones sexuales favoritas; despues le toco elegir a el quien le haria algo a otra persona y designó a que una Venezolana le lamiera los pezones a una Colombiana y se juntaron el hambre con la necesidad y se puso bien cachondo el ambiente a pesar de que había un par de parejitas de sapo guitarrero y taco de frijol que no tienen la culpa de hacer su luchita pero le echaron hartas ganas. En una de esas me tocó ser la elegida por una de ellas y me deje tocar las nalgas por un chaparrito sambo cara de castor mosqueado cuya esposa las tenía de tarea: planas y aburridas.. Pobrecilla…

Anyhoo, agotadas las rondas siguió la música internacional y le pedí a Mr.B las llaves de la camioneta para ir a quemar y poder medio lidiar con los ritmos guapachosos. Cuando regrese, el estaba platicando con otro pelón de lentes cuya esposa era una gringa tipo Tina Fey pelirroja también con lentes y derepente se acercó otra pareja con una flaquita buena onda y se puso rico el cotorreo en la barra, trajeron shots de tequila gratis, me tomé un par y en una de esas que regrese del baño no vi a MrB en la barra y en eso que me dice la pelirroja que si la invito de lo que fume y la flaca detrás de ella y sobres, que me las llevo al estacionamiento a fumar.

Las tres en la cabina conspiramos en que entrando nos íbamos a meter a un privado sin decirles, nada más para ver a qué hora nos encontraban. Yo se que B es una caliente de lo peor y no tardó mucho en irse a asomar y dar con nuestro daisychain. Yo me comía a la grandota mientras que la flaca me comía a mi y despues intercambiamos. Pasó otro ratito y me acosté sosteniendo a la flaca boca arriba encima mio para quedar a manera de buffet para la güera. Mientras tanto ellos la acción masturbandose, aguardando el momento en que los invitaramos…

continuará...